Translate

miércoles, 1 de mayo de 2013

Tuve un sueño

          Sentencia. Entre ella y la muerte ese largo pasillo lánguido, y sus pasos por allí, abatidos. Sus pies, imitando los trancos de las botas de su destino, que la empujaba por la espalda apresurándole el camino. Los sonidos y sus silencios rebotaban en esos muros hasta perderse en el horizonte gris, uno metros más allá. Miró de reojo los ladrillos; las paredes tampoco habían logrado conservar intacto su maquillaje. Y por esos huecos parecían colarse los nombres de antiguos condenados. Era un consuelo, si es que algo podía servir para consolarla de saberse camino a su ejecución; el sitio estaba regado de otras huellas que también llegaron de pie hasta el lecho de su verdugo.
Tenía, de tanto en tanto, la sensación de dejarse caer, la gana de rendirse, la necesidad de echarse sobre las rodillas y desafiarlo a que la empuje hasta allí; quizás por lo ridículo de caminar sumisamente hacia el lugar donde la fatalidad haría rodar su cabeza. Huir sería simplemente una tregua, y qué caso tenía vivir escondida. Llegaba hasta el punto final erguida y así sería como enfrentase los ojos de su despedida.







No hay comentarios: