Translate

martes, 28 de mayo de 2013

Declaración de Rebeldía

Aquellas épocas sin miedos, ¿te acordás?; esas donde sabíamos que la ilusión era casi una cosa cumplida. O los días de juegos, asumiendo personajes pintorescos, locos y pintorescos, todos los días. Las charlas pinceladas de valentía con todo y sus palabras; y el debate surgía en torno a cuál de todos los superhéroes uno elegiría para salvar a este pobre mundo de tanta desidia. Y hasta nos atrevimos a inventar uno, porque la nuestra era la imaginación más original. Allá había días de risas sostenidas, de caramelos y abrazos, donde amanecer renovaba la apuesta y encarábamos el día con afán de vivir la más inmensa aventura, aunque sólo se tratara de descubrir una nube con forma extraña, o rescatar alguna hormiga, o simplemente disfrutar del sol. Ese salir corriendo a los encuentros, permitirse a borbotones la emoción. Corríamos sin descanso, a pasos agigantados, y no teníamos idea de lo que significaba la asfixia. Horas llenas de ritual, de celebrar la vida. 
Quizás sea por eso que me resisto tanto a llevar el cartel de adulto, a resignarme a los esquemas que exige la vida; quizás por eso aún sigo teniendo estos vestigios de la pequeña atolondrada que iba tras lo que quería sin oír las advertencias ni advertir los peligros; quizás por eso es que aún sueño, que sigo viviendo la vida como si realmente fuese una braza encendida; quizás por eso y porque creo que mí, y porque creo en vos, y porque creo en nosotros, es que me declaro en rebeldía. 

No hay comentarios: