Translate

viernes, 5 de abril de 2013

Descubrimiento - Agustín Pablo Cardozo



El conocer a Alejandra Rey no fue un hecho cualquiera en mi vida. Yo me considero un fanático de la literatura (de vocación no por profesión).  En los libros y escritores que más me han marcado y despertado esta pasión, he ingresado en su mundo en forma dual. Esto es en simultáneo  a medida que me impactaba positivamente su obra, me admiraba tanto más su vida. Y así se armaba en mí una amalgama perfecta entre vida y obra de dicho escritor, lo que daba a mi descubrimiento una importancia superlativa y a la literatura en sí para mí una impronta casi sobrenatural.
Volviendo a este bello hito que nos convoca en estas páginas, conocí a Alejandra Rey primero por su obra, varios escritos en su blog y sus novelas. Su prosa es como un juego de belleza y significación, con mucha poesía condimentada con lindas metáforas que muestran lo bello en lo cotidiano. A la vez dicha prosa es atrapante, con un vértigo e inminencia que te hace no poder despegar los ojos de la hoja. Y le da buen ritmo a la indagación existencial y al conflicto interior.
Después la conocí a ella, su vida, su personalidad. Cautiva el hecho de que siempre lleva su literatura al hombro, como la mochila de los viajeros. Ya sea literalmente deambulando con sus novelas y la revista (Letras Ambulantes) o implícitamente. En el tono y la música de su voz se puede percibir su ritmo literario que no dan ganas dejar de escuchar, que a veces da pena interrumpir.
Sus ideales bien definidos y su consecuente apoyo a todo evento artístico –cultural que defienda la libertad, dignidad y los derechos inalienables del ser humano la hacen una escritora indispensable. Por todo esto quiero decir que Alejandra Rey para mí es la última amalgama perfecta entre vida y obra que conocí. Espero que a vos lector te pase lo mismo.
Agustín Pablo Cardozo.
Neuquén, 28 de octubre de 2012.

No hay comentarios: