Translate

jueves, 21 de febrero de 2013

Palabrerío de jueves por la mañana


Este mundo es tan antimundo que nos ha malacostumbrado. Es tristemente tan usual la mentira, el engaño, la traición, la tergiversación de las cosas, que estamos como en estado de alerta permanente. A veces pareciera que poco importa la realidad objetiva, pues vivimos inmersos en una suerte de incomunicación, y suele pasar que, sean como sean las cosas, no podemos dejar de verlas con el aumento de la lente que los malos tragos nos han obligado a usar. Vivimos observándonos pero sin mirarnos; hablando, llenando el espacio de ruido, pero casi sin decir nada; estudiándonos pero sin conocernos; oyéndonos sin prestarnos atención. Y como juzgar a veces nos parece poco, redoblamos la apuesta en sentencia. Miedo; vivimos con miedo. Lejos, cada vez más, entre nosotros. La alteridad es más un peligro que una bendición. 
Ojalá no perdamos la batalla. Ojalá un par de ojos, una sonrisa, una palabra sea suficientes aún para creer. Ojalá dejáramos de condenarnos a esta prisión de vivir con cuidado y pudiéramos tomarnos de la mano sin tener que consultar el veraz. Ojalá no perdamos del todo la inocencia y aprendamos a soltarnos y vivir con más espontaneidad. Que retorcido fuera simplemente una palabra en extinción; quizás así la soledad tendría idéntico destino.

No hay comentarios: