Translate

jueves, 27 de septiembre de 2012

Instrucciones para perderse

Lo que más cuesta, en esto de perderse, es el primer paso. Y es que uno se pone a pensar si, después de darlo, sabrá dónde ha dejado el otro pie para poder seguir, cosa no menos importante si se emprende la tarea con real convicción. 
Es así que, querido lector, si lo que usted quiere es extraviarse, la clave del éxito, han concluído los teóricos, es avanzar de a saltos. Deberá usted pararse, 
tobillo contra tobillo, inspirar profundo para obtener un buen envión, y saltar. Si bien es cierto que los catedráticos, en su mayoría, aconsejan mantener los párpados apretados para no marearse, dudar, arrepentirse o tambalear, permítaseme la irreverencia de expresar mi desacuerdo en este punto; pues nada más bello que mirar cara a cara el vértigo y atestiguar la humedad regada en lágrimas sobre las mejillas.
Sépase que, en el viaje que se está emprendiendo hacia este sitio sin coordenadas, está permitido llevar cualquier tipo de equipaje. Abra las maletas y ponga allí cuanta cosa le venga en ganas. No se vea acongojado si considera que, por ejemplo, la suma de sus temores habrá de ser detectada por los sensores de sobrecarga; una vez que inicie la travesía comprenderá que todo eso está de sobra y será usted mismo el que abra la ventanilla y lo tire por la borda.
Si está parado sobre la duda, imaginando cómo será ese destino, intrigado; es mi deber hacerle saber que está contraindicado andar asomándose a la ruta a paso pausado y con precaución. Aunque le cueste creerlo y esto le suene a locura, recuerde aquello que le dije al principio sobre el primer paso y el segundo pie, no vaya a ser cosa que por precavido se quede usted varado y no pueda ni llegar ni volver (sobran, en referencia a este apartado, testimonios que narran este tipo de desgracias; puede usted conseguirlo sobre todo en formato de bolero, lamento o canción).
Tenga en cuenta, también, que ante tamaña decisión jamás recibirá una palabra de aliento; por el contrario, sus allegados insistirán en la tarea de desalentarlo y hasta le contarán terribles historias de lo que sucede en ese “más allá”. Y está claro que así sea, al cabo ninguno de ellos ha tenido el coraje suficiente para saltar. Tampoco les crea a esos que se hacen llamar arrepentidos; esos han errado en el cálculo, habrán llegado a un lugar parecido; acá estamos hablando de extraviarse en serio, y una vez que uno se pierde es imposible regresar.
Habrá concluído, a esta altura, que esto no puede haber sido escrito sino antes de saltar, pues si yo ya estuviese extraviada al momento de sentarme frente al papel, el texto también estaría perdido. Sabrá, entonces, que todo lo que escribo está basado en un simple y llano reflejo de fe. Y he pensado bastante que, si está usted en sus cabales, quizás necesite una garantía de que esto no es tan sólo un delirio. Es por eso que cuando se enfrente a esta pequeña instrucción yo ya lo habré hecho, segura de que me propio salto le dará la confianza, habré saltado.
Recuerde inspirar profundo, abrir bien los ojos, juntar lo más que pueda los pies y dejarse caer. Yo estaré esperándolo.

3 comentarios:

Discurso Bravo dijo...

Touche!

En la vida pasan pequeñas casualidades, imperceptibles en su origen. Eso que leimos tantas veces de la mariposa y blá, blá, blá, nos gusta creerlo y lo damos por cierto por creíble, pero ¿que si te digo que estamos ante un ejemplo probado y comprobable, en primera persona?, y para despejar dudas, primera persona de mi tu visitante.

¿Puede tu escrito cambiar mi porvenir?

Estoy en un momento especialisimo de mi vida, completamente fundacional, sin terminar de desafiar la resistencia de la telaraña, meditando un paso que mi pie ya dio y mi cuerpo aun demora.

Entre muchas cosas que me pasaron el ultimo año, me paso Cortazar, y cuando desde algun lugar de Facebook al cual fui por primera casualidad de las que puedo dar testimonio, (o mejor dicho la primera de las casualidades que enhebro como parte de este comentario, porque podria retroceder hasta la casualidad original, que fue nacer), fui a ver un poema anunciado por alguien, leo ese primero y un par mas, y como algunas cosas dicen de uno mas que uno mismo, entre las cosas que lee jorgito apareciste, con un nombre tan cortazariano, que no pude reistir la tentacion de leer.

Al margen de todo su significado, me encanto. Me gusto la prosa, el ritmo, un montón de detalles que hacen al gusto de leer. Hasta aqui, podria haber dejado un comentario, o no haberlo hecho, no soy un bloggero comentador ni repartidor de saludos.

Cada vez veo mas claro, cada vez veo con mayor claridad, y cada vez tengo mas ganas de ceder. Sentite parte identificada de un universo que conspira a plena luz del dia en mi favor, y por favor, esperame con los amigos que hayas hecho y una buena fiesta.

Discurso Bravo dijo...

Si queres darte por aludida, haces bien en hacerlo.

Reitero algunas cosas y hablo de vos en :
http://discursobravo.blogspot.com.ar/2012/10/inicio-i-octubre.html

DiscursoBravo dijo...

Son varias, muchas mas de las que pensas, las que me acuerdo de este texto y de vos.
Hoy me volvio a pasar, viendo una foto en Facebook.
Te dejo un link, a la pagina "Accion Poetica Tucuman".

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10200576053951051&set=o.420581161312789&type=1&theater

Gracias de nuevo