Translate

jueves, 2 de agosto de 2012

HUNANIAETH (Ser es pertenecer a alguien )



L
ewis Jones  llegó a la Argentina en 1862. Cuando nació lo habían bautizado Elin[1]. De hecho, su verdadero apellido no era Jones, sino Evans.  Pero a los dieciséis años abandonó su casa, corrido por sus propios padres, que no aceptaban la verdadera identidad de Lewis. Y desde que salió de allí no dejó jamás de ser quien realmente era. Cortó su cabello más corto aún de lo que usualmente lo llevaba; vistió sus pantalones con orgullo.
La historia lo recuerda como Lewis Jones, pero no porque haya tenido la sabiduría de entender que así él había construido su identidad, sino por pacata. Fue más cómodo invisibilizar la situación y así lo hicieron, más allá de los murmullos que generó entre la gente  su posterior matrimonio con Ellen.  Tanto sepultaron quienes escribieron las memorias de aquella época, que los honores de haber sido la primera persona con la fortaleza suficiente para afrontar el puritanismo de la época se los llevó Michel Dillon, quien es considerado el primer transexual[2].
Llegó a Buenos Aires encargado de las negociaciones con el gobierno local que perseguían fundar una colonia galesa en la Patagonia. Los galeses inmigraron a nuestro país en la búsqueda de recuperar su identidad. En aquel entonces sus tierras estaban dominadas por los ingleses, quienes los obligaban a trabajar en condiciones infrahumanas, hablar en un idioma que les era completamente ajeno,  y abandonar sus antiguas costumbres.  “Hemos encontrado tierras, en una lejana región del sur, en Patagonia, allí viviremos en paz, sin miedo a traidores ni espadas, y allí Gales será rey, loado sea Dios”, entonaba el primer contingente de galeses que partió hacia estas tierras. Estaban resignados a que sus intentos de rebelión siempre fracasasen.
La primera vez que Jones y el doctor se vieron ambos reconocieron en sus miradas ese peso que llevan los ojos de quienes se sienten juzgados por ser como son. Lewis podía percibir la humedad que inundaba los párpados del, por ese entonces, ministro, aunque demoró algunos días más en conocer el nombre propio de esa desazón. Pero aún sin conocer al mismísimo responsable, Jones sabía que esas mejillas estaban surcadas por lágrimas de quien llora un amor lejano, y de alguna manera notaba la diferencia entre los otros hombres y él. Guillermo, que siempre observaba en detalle a los muchachos con que el destino lo cruzaba, lo estudió milimétricamente; hasta que sus sospechas se confirmaron en el apretón de manos de la bienvenida. Esa piel del joven galés era una piel distinta. Se miraron, manos aferradas, y una sonrisa cómplice se pagó con la otra, bañada de la misma complicidad. Desde ese momento ambos supieron que podían confiar mutuamente.  Quizás por eso Guillermo accedió al pedido de los inmigrantes casi sin objeción, a excepción de que la colonia que estaba por instalarse en el valle del río Chubut fuera soberana. Y eligió al coronel para que lo acompañase a Jones.
El 15 de septiembre de 1865 el coronel Julián Murga fundaba el nuevo poblado, al que bautizaría Rawson en honor a su eterno enamorado, sin importarle que este acto pudiese sembrar alguna sospecha al respecto.
Cuentan que los primeros días en las nuevas tierras fueron muy duros. El contingente de colonos llegó en pleno invierno, el clima no los ayudaba y, como si esto fuera poco, no tenían demasiados conocimientos agrícolas.
Jones, por su parte, había regresado a Buenos Aires a encontrarse con Rawson, quien le había prometido suministrarle unos sellos medicinales que ayudarían al desarrollo de su aspecto masculino. Pasó allí dieciocho meses que cambiarían mucho más que su propia vida.


[1] Nombre femenino de origen galés que significa Ninfa. Equivalente de Elena
[2] Nacido en 1915

No hay comentarios: