Translate

sábado, 5 de noviembre de 2011

Revista

                          Este grupo nació gracias a la mirada de Alejandra Rey, escritora regional que un día descubrió que Neuquén tiene cifrados, pero no oídos, así fue como convocó a estos escritores para animar a otros a trazar, para hacer oír lo que escribimos, para hacer del texto un hilo infinito de cortar…
        Podría decirse que estar en contacto con frases, oraciones, palabras pone en acto a las personas mismas. Se puede sentir que es el momento, el instante, el mientras tanto, lo que nos une. Oír un cuento. Las caras mutan y las sensaciones pasan por cada mirada con la sonrisa de univocar la escena misma. Los aplausos traen al centro a cuatro personas que deshojan sus textos delante de la gente, nada fácil, pero la empresa es lo que cuenta.
    Comienza la tarea de seguir buscando personas que como si fuera un llamado mágico, se reúnan en algún punto del Valle y vuelvan a tener la ilusión de un cuento más por favor, lo bueno de cada uno de ellos, es que el final es uno mismo.      

  Claudia Forquera
                                                                 

                                                                    

No hay comentarios: